This is the main content.

Puede que no siempre lo demuestren en su vida diaria, pero muchas personas de nuestras comunidades sobrellevan el trabajo, la escuela, el sueño y otras actividades necesarias con el estómago vacío. Según Feeding America®, una de cada diez personas en Estados Unidos sufre de inseguridad alimentaria. Como minorista de alimentos y organización compuesta por asociados que se preocupan, en Publix tenemos la oportunidad y la responsabilidad de abordar esto. Por eso hemos trabajado durante décadas para ayudar a aliviar el hambre en las zonas en las que servimos.

Proporcionando comidas. Cambiando vidas.

Además, hemos descubierto que cuando trabajamos juntos, podemos hacer aún más bien. Por eso, lo que verás aquí no es sólo cosa nuestra, sino también de nuestros clientes, de Publix Charities, de los representantes y voluntarios de los bancos de alimentos y de todos los que contribuyen generosamente con su tiempo, su talento y sus finanzas a cambiar vidas proporcionando comidas a las personas necesitadas. Para ello, te invitamos a conocer más sobre cómo hacemos el bien juntos, así como las formas en que tu generosidad puede marcar la diferencia.

Alimentando a la gente necesitada. Haciendo el bien juntos.

Historias de esperanza

Sobre Barbara

Barbara aprendió sobre la inseguridad alimentaria mientras trabajaba para una organización educativa sin fines de lucro en el condado de Collier, Florida. Como voluntaria, se encontró con una cuidadora de la guardería de su hijo en la fila de una despensa de alimentos. Sorprendida al saber que esta mujer trabajadora, cariñosa y amable, con quien había confiado regularmente a su hijo durante tres años, podía enfrentar hambre sin su conocimiento, la percepción de Barbara sobre la inseguridad alimentaria en los Estados Unidos cambió permanentemente. Cuando surgió la oportunidad de trabajar como miembro del Banco de Alimentos Feeding America® Harry Chapin en Fort Myers, Florida, ella aceptó con mucho entusiasmo.

Sobre Debbie

Debbie recibió los servicios de un banco de alimentos por primera vez mientras criaba a sus dos hijos en el norte del estado de Nueva York. Recuerda que le dieron macarrones y queso en caja y tuvo que prepararlo con agua porque no podía obtener leche ni mantequilla. Años más tarde, viviendo en el centro de Florida con sus hijos ya crecidos, vio disminuir sus horas de trabajo como inspectora de salud durante la pandemia del coronavirus. Una vez más, se enfrentó a la difícil decisión de pagar por sus víveres o de pagar sus facturas y recibió comida del Banco de Alimentos Harry Chapin.

Sin embargo, Debbie también se ha sentado en el lado opuesto de la mesa, como voluntaria de Harry Chapin. Cuando se le pidió que compartiera sus ideas de ambas experiencias, reflexionó sobre la calidad de los alimentos que distribuyen, gracias a las donaciones de carne fresca y frutas y verduras y a la bondad de sus compañeros voluntarios. Ella es optimista sobre el futuro y está agradecida con Harry Chapin y aquellos que donan para dar esperanza a muchos más.

Sobre Shaquille

Shaquille ha sido asociado de Publix durante nueve años y actualmente es líder del equipo de servicio al cliente en Winter Haven, Florida. Le apasiona hacer una diferencia en su comunidad y ha participado en una amplia gama de eventos de voluntariado con otros asociados, incluida la donación de alimentos.

Después de haber trabajado en tres ubicaciones de Publix, Shaquille ha observado que el cuidado de las personas, no es basado en mantener la reputación de la empresa, sino en la empatía genuina, y es evidente en las acciones cotidianas de los asociados. Vive bajo el lema “Las personas primero” y se enorgullece en trabajar entre otros que comparten ese valor.